Pisos y casas se muestran como la opción preferida tras el confinamiento. Se observa un notable incremento del precio de los alquileres de los diferentes alojamientos

Los apartamentos y las casas de alquiler van a ser la estrella del verano 2020 en España. Los primeros indicadores constatan que el turismo interior o alcanzable en coche particular va a ser el más elegido este verano. La demanda de pisos y casas de alquiler por semanas aumenta. De hecho, empieza a despuntar la demanda de casas rurales con piscina. Algunos operadores están ya en niveles de récord y ven posible colgar el cartel de ‘completo’.

El mejor junio para los alquileres turísticos

Peter Jarvis, director de márketing de Spain-Holiday, operadora de alquileres turísticos que gestiona unos 20.000 inmuebles en España, asegura que «este junio va a ser el mejor mes en dos años y medio». Esta firma afincada en Málaga registra un incremento de los alquileres vacacionales del 770% este mes con respecto al 2019. Sin embargo, los precios se mantienen más o menos estables e incluso bajan con respecto al año pasado, dice Jarvis, porque no ha dado tiempos a ajustar oferta y demanda y los contratos se han disparado en la última semana.

En su opinión, los precios «van a subir si sigue aumentando la demanda», aunque reconoce que «muchos propietarios tienen estrés económico tras pasar Ertes y dificultades y quieren ingresar dinero con sus propiedades». El estoc de vivienda vacacional en Málaga ya se ha agotado y asegura que las casas con piscina privada han incrementado los precios el 50% en una semana. La gente busca un destino para sus vacaciones seguro, y las casas o apartamentos para disfrutar en familia o con amigos ganan peso.

Marc Linares, presente de la Asociación Villas de Lujo Catalunya Costa Brava, asegura que «las reservas con pagos parciales de residencias privadas con piscina se han confirmado para este verano». En el caso de los apartamentos las decisiones de alquiler se toman con poca antelación, aunque en general prevén que aumenten las reservas también en la Costa Brava. También destaca el aumento de las reservas de viviendas vacacionales para meses alejados del verano, octubre y noviembre, e incluso el año que viene.

Catalunya, Baleares y Andalucía, destinos favoritos

Las agencias de viajes han empezado a volver a la actividad esta semana y perciben ya las principales tendencias de la demanda, que en un 85% corresponde a turismo interior. Una encuesta entre asociados realizada por la patronal de agencias de viajes Acave constata que los destinos nacionales más solicitados por los viajeros españoles son Baleares (35,9%), costa mediterránea (32,8%) y alojamientos de turismo rural (28,1%), una opción de vacaciones que se ha impuesto también con fuerza debido al covid-19. Se calcula que los destinos interiores o de turismo rural crecerán este año el 26%, aunque solo suponen el 2% de la facturación total del sector. Baleares, Catalunya y Andalucía son las comunidades autónomas más demandadas este verano.

De los turistas extranjeros, la mayoría son franceses y alemanes, que llegan a España con automóvil. Pero de los 83,7 millones de extranjeros que llegaron a España el año pasado volverán pocos y algunos hoteles ni siquiera abrirán. Según cálculos de las agencias de viajes, el 70% de los desplazamientos turísticos este verano en España se harán en coche. Según la encuesta a los profesionales del sector, por primera vez aparece la proximidad del destino al lugar de origen como una característica importante en el momento de la reserva.

El precio de los alquileres turísticos

Alquilar una casa en las principales zonas de la costa española será este verano más caro que el año pasado. El informe anual de la sociedad de tasación Tecnitasa apunta a un alza de al menos el 3% este año, ya que aunque la demanda es menor por la caída del turismo extranjero, la oferta también se ha restringido debido a que los propietarios quieren disfrutar de sus propios inmuebles. Será difícil encontrar viviendas en primera línea de playa por menos de 1.800 euros semanales, según expertos consultados. Pero es difícil establecer niveles de precios con una oferta tan variada como la española.

Según Tecnitasa, el precio medio vacacional es de 750 euros por semana. Pero casi el doble de esa cifra cuestan de media los alquileres en Menorca, Palma e Ibiza (islas Baleares), Puerto Banús y Marbella (Málaga), Illa da Toxa y Sanxenxo (Pontevedra), Sotogrande y Puerto de Santa María (Cádiz), Sitges (Barcelona), Hondarribia y San Sebastián (Guipúzcoa) y Benidorm (Alicante), donde se registran los precios más caros con rentas por encima de los 1.300 euros a la semana.

En la zona de Llanes, en Asturias, la oferta ya se ha reducido para agosto y los pocos inmuebles disponibles han incrementado sus precios a niveles mediterráneos y más. Punta Prima en Menorca (2.800 euros a la semana), Puerto de Alcudia o el Puerto de Ibiza (2.200 euros) o una casa de 100 metros cuadrados en una urbanización exclusiva en La Rápita (2.000 euros) son algunos de los precios más exclusivos, según Tecnitasa. No le van a la zaga Puerto Banús (2.600 euros) o Marbella, donde un apartamento en el centro supera los 1.750 euros a la semana con un incremento del 10% con respecto al año pasado.